¿Tus ahorros están seguros en tu casa durante las vacaciones?

Por Juan Piantoni, CEO de INGOT y Presidente de CAESACS (Cámara Argentina de Empresas de Servicio de Alquiler de Cajas de Seguridad)

Empieza la temporada de vacaciones y muchos argentinos, que ya están planificando sus merecidos descansos, buscan una solución para el temor recurrente de cada verano: los ahorros escondidos en casa, que quedan más indefensos cuando no estamos.

Según la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), el 75% de las personas en nuestro país guarda sus ahorros fuera del sistema bancario tradicional.Y, aunque es comprensible la desconfianza en los bancos para guardar nuestro dinero, es esencial considerar los peligros asociados con mantener los ahorros de nuestras vidas en casa.

Según datos recopilados por el Ministerio de Seguridad de la Nación, durante los meses de verano se registra un aumento en promedio del 20%, en comparación con otros períodos del año, en robos a viviendas.

Cuando se trata de esconder dinero en casa, es habitual escuchar decir que están “debajo del colchón”. Sin embargo existen varios lugares comunes que los argentinos tienden a utilizar y que no son tan originales ni secretos como creemos.

Si bien hay quienes poseen cajas de seguridad caseras escondidas detrás de cuadros, bibliotecas, rejillas de ventilación, dentro de placares o en espacios con doble fondo, también es habitual enterrar el dinero en el jardín o en macetas, guardarlo dentro los almohadones del sillón, en libros, en falsas llaves de luz, en el freezer, en frascos de cosméticos, en cajas de zapatos, de cereales o galletitas vacías, entre otros.

Es por eso que al momento de descubrir que los delincuentes ingresaron en nuestras casas, encontramos desorden y destrozos: incluso los escondites más ingeniosos pueden ser descubiertos por ladrones experimentados.

En este sentido, la mayor oportunidad se da cuando salimos de fin de semana o vacaciones, porque las casas quedan solas y se multiplica el tiempo que tienen los intrusos para encontrar el dinero. Por eso, es importante tener en cuenta este riesgo y tomar medidas para proteger nuestros ahorros.

Como Presidente de la CAESACS (Cámara Argentina de Empresas de Servicio de Alquiler de Cajas de Seguridad) observo cada verano un crecimiento del 35% en la demanda de alquiler de cajas de seguridad privadas en nuestro país frente a la inminente necesidad de proteger nuestros objetos de valor y ahorros en un entorno seguro, en los meses diciembre, enero y febrero.

Las cajas de seguridad privadas ofrecen tranquilidad para nuestras vacaciones, ya que tienen altísimos niveles de seguridad gracias a diferentes barreras de protección tecnológicas, mecánicas y biométricas. Además podemos contratarlas por el tiempo que lo necesitemos, sin limitaciones y acceder a nuestros bienes en cualquier momento.

La idea de irnos de vacaciones es lograr distendernos, conectar con el descanso y los afectos, divertirnos sin preocupaciones. Como siempre digo, planificar es la manera de lograr calidad de vida y de prevenir lo previsible.