El delito de lavado de activos supera los mil millones de dólares en Argentina

A nivel mundial, según datos de las Naciones Unidas, se estima que el monto total de fondos blanqueados representa entre el 2% y el 5% del PBI global. Esto equivaldría a una cifra anual que oscila entre los 1,6 billones de dólares y los 4 billones de dólares. En este marco, la lucha global contra el lavado de dinero se intensifica y la tecnología se posiciona como una aliada para la lucha.

La lucha contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo se ha convertido
en una preocupación primordial para las autoridades gubernamentales y las
empresas de todo el mundo. En el contexto actual, donde la tecnología avanza a
pasos agigantados y las transacciones financieras se vuelven cada vez más
complejas, la necesidad de una regulación sólida y una vigilancia efectiva nunca ha
sido tan apremiante.

La última Evaluación Nacional de Riesgos de Lavado de Activos y de
Financiamiento del Terrorismo y Proliferación de Armas de Destrucción Masiva
realizada por la Unidad de Información Financiera (UIF) ha arrojado luz sobre las
principales amenazas en este campo. Entre los hallazgos más destacados, se
identificaron tres preocupaciones fundamentales: la falta del Enfoque Basado en
Riesgos (EBR), la dificultad de identificar a los Beneficiarios Finales y a las cuentas
que operan con cripto activos.

El Enfoque Basado en Riesgos es la primera recomendación que el Grupo de
Acción Financiera Internacional (GAFI) exige como parte de sus estándares
internacionales. “Las empresas presentan dificultades a la hora de aplicar el EBR y
eso puede llevarlas a tener una serie de problemas que pueden desencadenar en
pérdidas financieras y daños graves a la reputación”, explica Martín Piñeiro, Director
de Worldsys, firma especializada en el desarrollo de soluciones regtech.

En el caso de los Beneficiarios Finales, que son las personas naturales que poseen
el control final de una entidad, la UIF considera esencial identificarlos para
garantizar la transparencia en las operaciones financieras y evitar el uso indebido de
estas estructuras con fines ilícitos. Con respecto a los criptoactivos la situación es más compleja porque falta un marco normativo que regule el uso de estos activos
virtuales pero también se enfatiza en la necesidad de identificar a las cuentas que
operan con cripto.

Según datos de las Naciones Unidas, se estima que el monto total de fondos
blanqueados a nivel mundial representa entre el 2% y el 5% del PBI global, lo que
equivale a una cifra anual que oscila entre los 1,6 billones de dólares y los 4 billones
de dólares. En Argentina, la Evaluación Nacional de Riesgos de Lavado de Activos
estima que el umbral inferior anual para el delito de lavado de activos supera los mil
millones de dólares.

En este sentido, la tecnología cumple un rol fundamental para el abordaje de estos
desafíos: “Las soluciones regtech permiten automatizar y mejorar la gestión de
riesgos y el cumplimiento regulatorio. Al utilizar herramientas avanzadas como el
análisis de datos, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, las empresas
pueden monitorear de manera eficiente las transacciones, identificar riesgos
potenciales y garantizar el cumplimiento en tiempo real. Esto ayuda a evitar
sanciones de los organismos de control y detectar irregularidades con mayor
precisión, lo que es fundamental en un contexto de constantes cambios y
regulaciones crecientes”, agrega Martín Piñeiro.

En este marco, Worldsys lanzará Compliance 4.0, un evento que reunirá a diversas
empresas y expertos de la industria para abordar las principales preocupaciones en
torno a estos temas: “Habrá paneles sobre monitoreo de cuentas que operan con
criptomonedas, Inteligencia Artificial aplicada a la prevención de lavado de dinero y
el fraude, gestión integral de riesgos y su vínculo con la ciberseguridad y la
protección de datos personales y más temas relacionados al compliance”, finalizan
desde Worldsys.