Sensores inteligentes: los aliados para migrar a la industria 4.0

Tecnologías como la automatización y la inteligencia artificial son las protagonistas para marcar la diferencia en la operación diaria. Los sensores son un elemento del marco de Internet de las Cosas (IoT), que a nivel industrial permite interconectar sistemas, máquinas, procesos y personas entre sí y conlleva ventajas como la reducción de costos de reparación y del tiempo de inactividad.

Una Industria 4.0 es aquella que cuenta con tecnologías como la automatización y la inteligencia artificial, entre otras. Empezar por la sensorización es una idea inteligente para convertir a una planta tradicional en una de última generación, ya que los sensores facilitan la interconexión de los equipos y favorecen el control remoto de los procesos y maquinarias. Los sensores son formas rentables de medir variables como temperatura, humedad, calidad del aire, movimiento y vibración, ya que se trata de dispositivos que proporcionan retroalimentación sobre un proceso físico o sustancia de una manera predecible, consistente y medible.

“En BGH Tech Partner contamos con implementaciones realizadas en diferentes verticales, y también fabricamos sensores a medida, considerando necesidades especiales, como que estos dispositivos estén certificados a prueba de explosiones, entre otros. Por nuestro conocimiento y experiencia, sabemos que, cuando se sensoriza con el dispositivo adecuado, el Retorno de la Inversión (ROI) es veloz y los beneficios para el negocio son muy importantes.” comenta Fernando Montero, SVP de BGH Tech Partner.

En tal sentido, pensar en incorporar sensores inteligentes puede marcar la diferencia en la operación diaria. Se trata de plataformas avanzadas con tecnologías integradas, como microprocesadores, almacenamiento, diagnóstico y herramientas de conectividad que transforman las señales de retroalimentación tradicionales en conocimientos digitales verdaderos.

Estos dispositivos se nutren de la información de un entorno físico y usan microprocesadores integrados y comunicación inalámbrica para monitorear, examinar y mantener varios sistemas.

El sensor inteligente también es un elemento crucial dentro del marco de Internet de las Cosas (IoT), que a nivel industrial permite interconectar sistemas, máquinas, procesos y personas entre sí. Tienen cuatro funciones principales: medición, configuración, verificación y comunicación. Por lo tanto, pueden proporcionar los fundamentos de datos valiosos y oportunos para poder obtener conocimientos analíticos que, a su vez, impulsen mejoras en el costo, el rendimiento o la experiencia del cliente. Los datos obtenidos a partir de los sensores luego se comunican (mediante distintos estándares de transmisión) a otros sensores, controladores, plataformas de gestión centralizada o plataformas distribuidas para la agregación y el análisis.

Los sensores inteligentes se utilizan con mucha frecuencia en entornos industriales y son la fuerza impulsora de la Industria 4.0. En este contexto, la sensorización permite que los equipos detecten automáticamente los problemas, pudiéndose generar alarmas y configuraciones automáticas. Además, tienen la capacidad de recopilar datos ambientales con mayor precisión y menos ruido erróneo.

De acuerdo a estudios recientes, entre las ventajas de la sensorización a nivel industrial pueden señalarse las siguientes:

Reducir costos de reparación y tiempo de inactividad por mantenimiento a través de una mejor supervisión
Incrementar la eficiencia mediante el monitoreo remoto del sistema y diagnóstico de fallas de equipos
Monitorear procesos en tiempo real
Apuntalar la calidad de la producción
Efectuar un seguimiento de inventario en tiempo real con una planificación de la demanda mejorada e informar el desarrollo de productos y fortalecer la gestión del ciclo de vida.
Con sensores y monitoreo constante también es posible reducir los accidentes laborales, por ejemplo, por máquinas defectuosas o por piezas sobrecalentadas. De esta forma se logra mantener la calidad del proceso mientras se mantiene un entorno de trabajo libre de peligros. Además se puede evolucionar hacia un esquema de mantenimiento predictivo, que permite reparar los equipos incluso antes de fallar, evitando que la maquinaria quede completamente fuera de servicio. Por esta vía se incrementa el tiempo de actividad.

“En BGH Tech Partner contamos con numerosos casos de referencia vinculados a la Industria 4.0 para que su organización pueda implementar nuevos modelos de gestión y automatizar procesos para lograr una mayor efectividad, con mayor capacidad de reacción y respuesta. La sensorización es un gran aliado que permite recopilar, procesar y transmitir datos en tiempo real, lo que ayuda a prevenir inconvenientes con los equipos, evitar accidentes, asegurar la calidad y sumar productividad y eficiencia.” finaliza Montero.