Amauta Inversiones: finanzas con acento tucumano y liderazgo femenino

“Mi misión en la vida es acercar a las finanzas a la gente”, introduce Regina Martinez Riekes, directora de Amauta Inversiones, compañía que fundó en su Tucumán natal, tras regresar de una experiencia de 5 años en el BBVA Francés, donde fue la primera mujer en ingresar a su mesa de dinero, en la sede de Buenos Aires de esa entidad financiera.

En línea con su misión, al momento de la fundación, Martinez Riekes quiso dar cuenta del valor del talento argentino y evitar las palabras en inglés -tan comunes y lejanas para las personas- para dar nombre propio a su compañía, a la que bautizó  ‘Amauta’ que significa maestro en quechua.

La elección del nombre no fue sólo para reafirmar su decisión de retornar e instalarse en su Tucumán natal, lejos de la City porteña,  que conoce bien pero no extraña para vivir,  sino también para reivindicar su constante apuesta a la educación financiera y dar su propia impronta a la compañía.

Para la fundadora de Amauta Inversiones, la educación financiera no exige necesariamente que las personas se conviertan en expertos en finanzas. Explica que, antes que eso, la divulgación ya hace mucho, en el sentido, por ejemplo, del diferencial que supone tener acceso a la información.

“Tenemos que desmitificar que tenés que ser millonario o experto para poder invertir”. Con los clientes, dedicamos  mucho tiempo a asesorarlos y guiarlos, con énfasis no sólo en la rentabilidad sino en los riesgos. También advertimos mucho de eventuales fraudes, algo muy común en nuestra industria”, explica Martinez Riekes y a modo de ejemplo, agrega “Recuerdo el caso de un cliente, que había recibido una indemnización y no sabía qué hacer con su dinero. Nos reunimos, armamos una estrategia para hacer contado con liqui en un fondo sudamericano; de esa manera sus ahorros no fueron reperfilados y gracias a la preservación y crecimiento de esos fondos se compró su casa”.

Otra de las iniciativas que dan cuenta de la misión de la compañía y su fundadora, es el  “té inversor”, inspirado en el potencial femenino. Desde Amauta Inversiones, crearon un espacio de capacitación financiera para mujeres tucumanas. Gracias a este formato, muchas de las participantes encontraron un punto de partida para desarrollar negocios y generar su propio empleo.

Las pymes e inversores particulares que solo venían considerando alternativas ‘clásicas o tradicionales a través de los bancos’ encuentran en Amauta Inversiones un aliado perfecto para diversificar su cartera y recibir asesoramiento personalizado.

Para tener contexto, la compañía administra al día de hoy fondos de unos 200 clientes por entre 3500 y 3700 millones de pesos teniendo en cuenta que el total de depósitos en Tucumán estaba en torno a los 60.000 millones de pesos a junio 2020, según datos del Banco Central.

Así, Amauta Inversiones Financiera, tal la denominación completa de la compañía,  muestra una métrica bastante interesante.

De Tucumán, hasta el infinito y más allá

“Me gusta ser fiel a mis orígenes, para crecer bien fuerte es necesario tener las raíces bien consolidadas, como el árbol que extiende sus ramas y da buena sombra por estar bien asentado en el suelo”, dice Martinez Riekes, la menor de  cuatro hermanas, mejor promedio de su camada al egresar de la Licenciatura en Economía de la Universidad Nacional de Tucumán  (UNT).

Regina usa todo el tiempo un lenguaje llano y didáctico, lo que la ha convertido en una persona reconocida en su terruño, por sus columnas,  tanto en televisión como en el diario La Gaceta, sobre cómo invertir el dinero.

El nombre de su espacio en  los medios está inspirado en la frase que ella usa para interpelar a sus antiguos contactos de la city porteña cuando se ve con ellos en Capital: “¿Y vos, dónde pones tu plata?”.

Todavía recuerda con cariño el efecto que provocaba entre sus colegas de la city su “r” arrastrada para mencionar al ‘BCRA’ . “Mujer, del interior, de nombre Regina, no hacía ni falta que usara el apellido, era una en millones”, cuenta con transparencia y confiesa que todo eso la favoreció.

Pero no fue así cuando regresó a su provincia natal: “Paradójicamente, acá todo eso me jugó en contra, se espera otra cosa de la mujer, se le pretende dar otro lugar”, rememora unos comienzos muy difíciles tras su paso exitoso por Buenos Aires.

“La informalidad es un tema muy complicado en el interior, la economía en negro, todo gira en torno al descuento de cheques, las cuevas…”, describe y explica que, en cambio, su búsqueda nunca tuvo que ver con hacerme millonaria, sino que su idea es pensar las distintas opciones  de inversión como una herramienta de transformación social, de ayudar a que la gente cree su propio empleo”.

Regina es emprendedora por elección de vida: “Mi papá, que es médico, me insistió siempre con que tenía que ser mi propia jefa”. Y, por el lado de la mamá, conectó con el tercer sector, ya que desde los 14 años la acompañaba a colaborar en el Cotolengo Don Orione. Sin embargo, considera que el asistencialismo no es el camino, sino que “la mejor forma de hacer políticas públicas es desde el sector privado, generando riqueza y empleo que se derramen al conjunto”.

La directora ejecutiva y fundadora de Amauta es, a su vez, miembro de organizaciones que apoyan el ecosistema emprendedor regional (Endeavor NOA). Y participa, comprometida además con el tercer sector, en los Comités de Administración y Desarrollo de la Fundación León.

Su perfil en linkedin impresiona. Empresaria, divulgadora, mentora y docente. Desde los 19 años que está frente a distintos tipos de alumnos y alumnas en las aulas. Tras egresar de la UNT, obtuvo una beca para realizar una Maestría en Economía en la Universidad de San Andrés en Buenos Aires (UDESA). Posteriormente continuó sus estudios en UTDT (Finanzas) y en IAE Austral (MBA), donde obtuvo la distinción Summa Cum Laude.

Es profesora de Posgrados en Economía y Comercio Exterior (UNT). Y es co – fundadora y miembro del famoso “Pink Meetings”, Grupo de Mujeres del Mercado de Capitales. Es fundadora y anterior coordinadora general de Mujeres en red, organización sin fines de lucro orientada a generar un espacio para la mujer y promover su desarrollo profesional.

Incluir, democratizar, transformar

“El interior tiene una gran demanda de capacitación financiera. He llegado a conocer contadores muy buenos, que se desempeñan en empresas que manejan miles de millones de pesos, pero que no sabían que existe una relación inversa entre la tasa de interés y el precio de un bono”, explica.

El problema para Regina se concentra en las pymes del interior. Las empresas grandes, sean de donde sean, tienen sus departamentos de inversión en Buenos Aires. “Con las pequeñas y medianas empresas tenemos un desafío: sueño que las pymes que quieran participar del mundo de las inversiones no tengan que ir a las grandes ciudades”

Para Regina, el carácter meramente transaccional (cobrar y pagar) de la operatoria bancaria argentina no es un plan maquiavélico sino que responde al contexto de un país que, al carecer de moneda, carece de sistema financiero.

“Al no tener moneda no tenemos sistema financiero. El lugar que ocupan los grandes inversores institucionales,  fondos de inversión,  compañías de seguro, en relación al PBI argentino, es marginal.  La mayoría de las empresas crecen con autofinanciamiento y pocas con préstamos. El sistema financiero, en teoría, debería servir para canalizar el ahorro de la gente, diseminado si se quiere en miles de pequeños fondos, hacia el mundo productivo, que requiere montos mayores para crecer y no los tiene de su giro diario”.

“Quién va ahorrar con nuestros niveles de inflación y con la devaluación constante. Qué hace la gente: compra dólares, sino la dejan, va al blue, sino puede ir al blue, se dolariza con autos o con electrodomésticos, con lo que luego tenes hasta desabastecimiento”, es su radiografía de uno de los principales males argentinos, la falta de inversión.

De este modo, con la meta de incluir, democratizar y transformar, Amauta Inversiones brinda servicios financieros integrales a pymes, empresas e inversores de la región desde Tucumán, con liderazgo femenino y trato personalizado.