¿Qué aprendimos en más de 90 días de cuarentena?

El ecommerce está en alza, pero aún presenta muchos desafíos para las marcas en Argentina. Estos 3 meses de cuarentena nos dejaron varios aprendizajes y decisiones por accionar.

La industria del comercio electrónico está en constante movimiento y necesita de actores dinámicos para potenciar y acompañar ese crecimiento. ¿A qué nos referimos? según la consultora McKinsey, en términos de adopción de digitalización laboral y comercial, sucedió en 3 meses lo que se pensaba que ocurriría en 3 años.

En ecommerce, esto se debe a que 1 de cada 3 eshoppers probaron este canal por primera vez y el 50% de ellos declaró haber tenido una muy buena experiencia. Sumado a que, el 73% de estos usuarios primerizos en el mundo online, piensan que seguirán comprando de manera digital en el futuro.

Sin embargo, las crisis sanitarias o de cualquier tipo, continúan afectando la sustentabilidad de los negocios. Hoy vemos que muchas industrias están teniendo pérdidas enormes porque no pueden ofrecer alternativas en tiempos que la mayoría de la población debe quedarse en casa para evitar la propagación del virus. El ecommerce, en este sentido, fue una alternativa exitosa para aquellos negocios que tuvieron que cerrar sus locales por restricciones gubernamentales y que, como su tipo de producto o servicio lo permite, pudieron volcarse a esta estrategia: vender online demostró ser una solución que genera menos costos y asegura más visibilidad que muchos otros canales.

Algunos cambios que estaremos viendo en el futuro cercano se asocian a:

  • Una mayor oferta de puestos de trabajo en ecommerce (logística, atención al cliente y tecnología).
  • La transformación digital de las empresas con ayuda de consultoras especializadas y proveedores de servicios.
  • Nuevas estrategias para los locales comerciales, que no desaparecen, sino que se reinventan: brindan otro tipo de experiencias, asociadas especialmente al pickup o prueba de productos.
  • La adaptación de estrategias enfocadas en la medición de resultados en tiempo real: específicos, cuantificables y escalables. De esta forma, muchas empresas también podrán planear costos en base a la demanda.

Debido a la pandemia, estamos atravesando una digitalización de lo cotidiano, desde una videollamada con amigos hasta comprar online, generando así nuevos hábitos que adoptamos cada vez más rápido. Si esto lo aplicamos a los negocios, muchas empresas dependen del ecommerce para sobrevivir, lo que las hace encarar grandes procesos de reconversión en períodos de tiempo muy cortos.

Si estás interesado en descubrir nuevos caminos para tu negocio, no dejes de leer esta guía descargable con buenas prácticas para ingresar al mundo online y reflotar tu emprendimiento.

¿Qué necesitás saber para lograrlo en forma exitosa?

  • Entender el ecosistema de ecommerce del que vas a formar parte.
  • Definir el presupuesto disponible para destinar a este proyecto y encarar esta redirección.
  • Comenzar a aplicar campañas de marketing digital para potenciar el alcance de tus productos y maximizar su visibilidad.
  • Analizar el poder de las redes sociales y crear un storytelling atractivo para posicionar a tu marca en un mundo cargado de información.
  • Comprender y entender el rol del consumidor en el proceso previo al carrito de compras y diseñar estrategias que incluyan la experiencia completa. La atención al cliente es esencial y es clave planificarla identificando, por ejemplo, las consultas frecuentes de tus compradores.

“En toda crisis hay una oportunidad, aunque el factor de la incertidumbre nos genera un mal rato. La industria se está uniendo más que nunca para generar cambios a largo plazo apostando por una digitalización del proceso de compra que cuide la experiencia de los usuarios”, afirma Javier Goilenberg, CEO y co-founder de Real Trends.

Debido a que cuenta con acceso a mucha información, hoy más que nunca, el consumidor sabe qué es lo que quiere, y logra hacerse escuchar. Como los avances tecnológicos de hoy superan a los de 5 o 10 años atrás, también el consumidor cambió. Hoy valoran las marcas que piensan en ellos y que le dan otra perspectiva a las acciones tradicionales. Estas iniciativas, antes pensadas solo para grandes marcas, ahora también están al alcance de todas las PyMEs que se animen a dar un paso adelante. Apostar por la transformación digital hoy puede cambiar el futuro de todas las marcas. Capacitarse sobre las últimas tendencias en ecommerce, también.